Free cookie consent management tool by TermsFeed Policy Generator

Cuando nos referimos a los tipos de fuentes de energía renovable hacemos énfasis en su procedencia. Las fuentes de energía renovables son aquellas que provienen de la naturaleza, se reponen de forma espontánea y son inagotables. Entre las principales fuentes de energía renovable tenemos el sol, el agua, el viento, la materia orgánica y la tierra de donde se obtiene energía geotérmica. 

Una de las grandes ventajas de las fuentes de energía renovable, además de ofrecer una opción limpia y sostenible para la generación de energía, es que tienen el potencial de ayudarnos a reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles, y con ello, a minimizar las emisiones de gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio climático. 

Hoy hablamos sobre las diferentes fuentes de energía renovable y su trascendental importancia para producir energía limpia y favorecer el desarrollo sostenible.

Fuentes de Energía Renovable

Fuentes de Energía Renovable

La naturaleza no solo nos provee de alimentos, vestidos, medicinas, recreación, aire puro, salud, relajación, bienestar, etc., sino que también, es una fuente de energía inagotable presente en ríos, mares, vientos, residuos orgánicos, en la central inacabable del sol y en las entrañas terrestres. Las diferentes fuentes de energía renovable representan la columna de la transición energética para detener el calentamiento global y reducir nuestra huella ecológica.

Todas las fuentes de energía renovable son limpias. En el caso del tratamiento de la biomasa, las emisiones de dióxido de carbono son muy reducidas y están en consonancia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU.

Así pues, entre las principales fuentes de energía renovable tenemos:

 

La energía proveniente del sol

Con un fuerte crecimiento en los últimos años, y considerada una de las principales fuentes de energía renovable (junto con la energía eólica), la energía solar se genera gracias a que la luz solar es transformada en energía eléctrica. Este tipo de energía se ha expandido por todo el mundo a través de tres sistemas técnicos interesantes:

  • La energía solar fotovoltaica. A través de la cual se aprovechan los rayos del sol para transformar estas radiaciones de forma directa en energía eléctrica por medio de la instalación de paneles solares (generalmente hechas de silicio) en viviendas, edificios, empresas, parques fotovoltaicos, huertos solares, etc.
  • La solar termoeléctrica. Mediante la tecnología solar termoeléctrica se obtiene energía eléctrica concentrando la radiación solar a través de diferentes sistemas de espejos que se usan para calentar un fluido. El vapor de agua que se produce mueve las turbinas para obtener energía eléctrica.
  • La solar térmica. En este caso se transforma la luz del sol en energía térmica, y esta energía calienta un fluido o aire. Este sistema determina sus aplicaciones más comunes: calefacción, agua caliente sanitaria, climatización y usos industriales.

 

La energía proveniente del sol no solo es una excelente fuente de energía renovable para generar electricidad de forma limpia, sino que también contribuye con el ahorro en tu factura de luz, reduce la emisión de gases de efecto invernadero y favorece la sostenibilidad planetaria. Además es viable para instalar en viviendas, empresas y edificios industriales.

 

La energía proveniente del viento

Tradicionalmente la energía eólica ha sido generada mediante molinos de viento, no obstante, en la actualidad el uso de aerogeneradores se ha expandido enormemente. Este tipo de energía renovable se genera a través del uso de turbinas que capturan la energía cinética del viento. De manera que, las turbinas son accionadas por el viento y la energía mecánica producida se transforma en energía eléctrica. Estas turbinas se pueden colocar en tierra o en alta mar. Cuando se elevan parques eólicos en el mar, la energía tiene un valor añadido, y se tiene la oportunidad de aprovechar vientos más fuertes que aumentan la rentabilidad del sistema eólico.

Debido al bajo coste de la energía eólica y a la ausencia de emisiones de gases contaminantes, la energía eólica ha ganado mucha popularidad. Aunque la energía eólica es muy utilizada para producir energía eléctrica, también se emplea para poner en funcionamiento sistemas de aire acondicionado y bombear agua.  

 

La energía que proviene del agua

La energía proveniente del agua la vamos a explicar en atención al principio que fundamenta la obtención de la energía. La energía hidráulica es la energía que se obtiene del agua en movimiento. De esta forma trabajan las centrales hidroeléctricas, en donde a través de las turbinas se transforma la energía cinética (movimiento y velocidad) que produce la corriente de agua, en energía mecánica y, seguidamente, un transformador convierte la energía mecánica en energía eléctrica.

En segundo lugar, tenemos la energía que proviene de mares y océanos, y que, debido a su volumen y extensión representan el más grande sistema de almacenamiento energético. Mediante la tecnología undimotriz (movimiento del oleaje) se puede transformar la energía potencial en eléctrica. Asimismo, aprovechando el vaivén de las mareas o el movimiento del agua que se produce en la bajamar y en la pleamar (energía mareomotriz), también se produce energía eléctrica.

En tercer y último lugar, se obtiene electricidad de forma efectiva, empleando las diferencias de temperatura (energía maremotérmica) o salinidad (energía de potencia osmótica).

 

La energía que proviene del calor de la tierra

La energía geotérmica es una de las fuentes de energía renovable que genera calor o electricidad mediante el calor interno de la tierra. El calor que se genera en el interior de la tierra proviene de la descomposición de los materiales radiactivos dentro del planeta, por lo que es esencialmente un suministro inagotable.

Antiguamente, este tipo de energía se utilizaba para el establecimiento de fuentes termales naturales. Hoy por hoy, es de mucha importancia para países como Islandia, en donde 9 de cada 10 viviendas se calientan directamente gracias al uso de energía geotérmica. Existen dos formas de generar este tipo de energía renovable:

  • Mediante pozos de vapor seco. Estos pozos extraen vapor del subsuelo para luego utilizarlo y hacer girar las turbinas que generan electricidad. 
  • A través de pozos de agua caliente. En este caso, los pozos de agua caliente utilizan el agua que ha sido calentada por el núcleo de la tierra para activar las turbinas o los sistemas de calefacción. 

 

La energía geotérmica es interminable, lo que quiere decir es que puede utilizarse una y otra vez sin agotarse. Además, es un tipo de energía renovable limpia sin ningún tipo de emisión de gases de efecto invernadero. Esta energía es empleada para calentar hogares o negocios, y es una fuente generadora de electricidad.

 

La energía que proviene de la materia orgánica (bioenergía)

Otra de las fuentes de energía renovable es la bioenergía. La bioenergía aprovecha la materia orgánica que proviene de plantas o animales para producir energía. En atención a su procedencia podemos distinguir:

  • Biogás. Se habla de biogás cuando este procede de la descomposición microbiológica de residuos orgánicos animales (purines, estiércol, alimentos caducados, lodo, basura…) en ausencia de oxígeno. Se trata de un combustible fósil compuesto principalmente de metano y otros hidrocarburos. Este gas se utiliza para cocinar, calentar y generar energía eléctrica.
  • Biomasa. La biomasa se refiere a la fuente de energía proveniente del procesamiento de materia orgánica o forestal.
  • Biodiésel. Este tipo de bioenergía hace referencia a aquella energía que se produce a partir del procesamiento de grasas animales, aceites vegetales o microalgas.
  • Bioetanol. Un tipo de biocombustible que se obtiene gracias a la fermentación de materias vegetales, como por ejemplo, la caña de azúcar o la remolacha.

Fuentes de Energía Renovable

 

Las diferentes fuentes de energía renovable se han convertido en el mejor aliado en la lucha contra el cambio climático. No obstante, en el caso de la bioenergía que, en sus distintas formas procede de la quema de materia orgánica, aún cuando se liberan gases contaminantes, sus efectos al ambiente son mínimos y, en consecuencia, los riesgos ambientales son insignificantes. De modo que las distintas fuentes de energía renovable se consideran la solución más respetuosa para el planeta.

Por otra parte, las energías renovables fomentan la independencia energética, y a su vez, concluyen con un destacable ahorro económico para muchas familias. Asimismo, la naturaleza autóctona de las fuentes de energía renovable representa una ventaja diferencial para las economías locales, ya que se podrán independizar de la importación de combustibles.

Otro aspecto interesante de las fuentes de energía renovable es que son inagotables, y en tal sentido, se adaptan a los ciclos naturales, convirtiéndose en la solución a las necesidades energéticas de las futuras generaciones. 

Por estas y muchas otras razones, y gracias a los avances de la tecnología, las diferentes fuentes de energía renovable han cobrado espacio en muchos hogares a nivel mundial, cubriendo las necesidades energéticas de forma eficaz y favoreciendo la conciencia ambiental. Es por ello que, además, cada vez más son las facilidades que aportan, tanto el Gobierno como las Comunidades Autónomas, para la subvención de sistemas que aprovechen estas fuentes de energía renovable.