La contaminación ambiental ha sido uno de los motivos por los que tantos países han comenzado a impulsar la utilización de fuentes de energía renovables ya que el impacto ambiental de la energía solar es muy beneficioso. Y es que este tipo de fuentes nos ofrecen la posibilidad de generar electricidad de una forma armoniosa y sostenible, pues las fuentes renovables tienen ventajas enormes frente a los combustibles fósiles.

Esto se debe a que la utilización de los combustibles fósiles tiene un impacto realmente negativo en la naturaleza, ya que este tipo de combustibles provocan una gran contaminación ambiental, dañan los ecosistemas, emiten sustancias tóxicas, generan residuos, pueden perjudicar la salud de las personas, liberan gases de efecto invernadero y también generan CO2.

Es por todo lo anterior que las fuentes de energía verdes han comenzado a ganar presencia alrededor del mundo. Y no solo se trata de lo beneficiosas que son para el ambiente, sino que también son fuentes de energía realmente eficientes y eficaces, ya que nos permiten generar un porcentaje realmente importante de electricidad.

Eso sí, la energía solar se encuentra entre las favoritas, ya que se trata de una fuente de energía versátil y flexible. Esto se debe a que la energía solar puede ajustarse de forma perfecta a las diferentes necesidades de los hogares y de las industrias, por lo que es completamente posible generar suficiente energía para el autoconsumo.

Y ¿cómo es esto posible? Pues todo es gracias a la capacidad que han demostrado tener los paneles solares modernos, ya que ahora son capaces de aprovechar al máximo la luz y el calor del sol. Es por ello que tantos gobiernos apuestan por la energía solar y ofrecen incentivos para que sean cada vez más los hogares que se sumen al cambio energético.

 

Impacto Ambiental de la Energía Solar

¿Qué es la Energía Solar?

La energía solar es una de las fuentes renovables más importantes, ya que este tipo de energía nos permite aprovechar la luz y el calor del sol para obtener electricidad, conseguir calefacción o climatizar nuestro hogar. Además, este tipo de fuente se considera como renovable e inagotable, ya que proviene de una fuente natural como lo es el sol.

Ahora bien, lo mejor de la energía solar es que la podemos aprovechar de distintas formas, ya que por un lado tenemos la energía solar térmica. Este tipo de energía nos permite aprovechar el calor del sol para contar con agua caliente o para climatizar nuestro hogar de una forma que es completamente sostenible y de bajo mantenimiento.

Por otra parte, también tenemos a la energía solar fotovoltaica, este tipo de energía nos permite aprovechar la radiación del sol gracias a los paneles solares fotovoltaicos. Y claro, quizá lo más sorprendente de esta energía, es que fue descubierta cerca del siglo XIX, aunque en ese entonces no se le pudo dar un uso realmente práctico. Sin embargo, durante los años 50’s del siglo XX, se comenzó a utilizar el silicio, por lo que fue posible producir una mayor cantidad de energía. 

 

Impacto Ambiental de la Energía Solar

 

El Impacto Ambiental de la Energía Solar

Ahora es momento de conocer cuál es el impacto ambiental que tiene la energía solar:

No contamina

Lo más maravilloso de la energía solar es que no contamina, por lo que en realidad no tiene un impacto negativo en el ambiente. Es por este mismo motivo que tantos países promueven la utilización de la energía solar como una fuente amigable con el ambiente, ya que los paneles solares fotovoltaicos son capaces de absorber la luz del sol y transformarla en energía que se puede utilizar de forma eficiente en los hogares y en las industrias.

Es aprovechable

La energía solar es aprovechable, por lo que también es posible almacenar y utilizar la energía en cualquier momento del día, incluso durante la noche. Todo esto es posible si contamos con baterías que sean capaces de almacenar la energía que se genera durante las horas de mayor luz solar. Es por ello que siempre es aconsejable buscar la asesoría de expertos, pues esto nos permitirá encontrar opciones que se ajusten a nuestras necesidades y que nos permitan satisfacer nuestra demanda de energía.

No genera gases contaminantes

La energía solar no genera sustancias tóxicas ni gases que afecten la salud de las personas o al ambiente. Además, los paneles solares funcionan de manera sostenible, ya que no emiten CO2, no liberan elementos perjudiciales para el ambiente y tampoco causan daños en los ecosistemas. Es por este motivo que son cada vez más los hogares y las empresas que deciden instalar paneles solares y generar electricidad para el autoconsumo.

Pueden ayudar a combatir el cambio climático

Los combustibles fósiles se encuentran entre los principales responsables del cambio climático, es por ello que el uso de fuentes renovables para producir energía pueden ser una de las formas más efectivas de luchar contra el cambio climático, contra el efecto invernadero y contra todas las consecuencias que están asociadas con estos fenómenos.

Además, los paneles solares actuales cuentan con niveles de rendimiento realmente impresionantes, por lo que son capaces de generar un porcentaje muy importante de la energía que se necesita en los hogares. Y esto no todo, ya que la tecnología avanza de forma exponencial, esto significa que las placas solares fotovoltaicas pueden producir más energía, ofrecen más potencia, son más eficientes y también hay opciones que pueden funcionar en condiciones adversas.

No causa daños en el agua ni en los suelos

La mayoría de los combustibles fósiles pueden contaminar el agua y también pueden llegar a dañar los suelos. Lo contrario sucede con la energía solar, ya que este tipo de energía no genera residuos ni sustancias nocivas para los mantos acuíferos y tampoco contamina las fuentes de agua potable.

Y claro, esto significa que también es una fuente de energía segura para los suelos, ya que los paneles solares funcionan sin causar daños en los suelos y no causan ningún tipo de erosión. Además, la energía solar tampoco genera ruido y no afecta a la vida silvestre.

Como podemos apreciar, cuando escogemos la energía solar para producir electricidad, estamos ayudando a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y ayudamos a disminuir la generación de CO2 y de otras sustancias tóxicas. Y si esto no fuera suficiente, la energía solar también puede ser la mejor aliada para pagar mucho menos en nuestra factura de la luz, pues podremos generar electricidad suficiente para alimentar los electrodomésticos que se encuentran en nuestro hogar.

 

Tampoco podemos olvidar mencionar que la energía solar se encuentra entre las más versátiles, por lo que siempre es posible tener una instalación que se ajuste a nuestras necesidades y preferencias.