El cambio climático provoca en el mundo un aumento de instalaciones de autoconsumo, destacando la instalación de placas solares térmicas para generar agua caliente y calefacción en los hogares y edificios industriales. Es un fenómeno que ha comenzado a impactar a cientos de países alrededor del mundo, es por ello que ahora existe una preocupación real por cambiar las fuentes que se utilizan para generar energía, ya que los combustibles fósiles han causado un daño realmente grave en la naturaleza. Y es que estos combustibles han provocado alteraciones en los ecosistemas, contribuido al cambio climático, generan gases de efecto invernadero y también han llegado a impactar la salud de las personas.

Es por ello que los gobiernos han comenzado a comprometerse con la utilización de las fuentes renovables, por lo que ahora existen numerosos incentivos que buscan que más hogares y más empresas comiencen a utilizar fuentes de energía renovables para generar electricidad.

Entre las fuentes renovables más eficientes y convenientes se encuentra la energía solar, ya que este tipo de energía ha demostrado tener niveles de rendimiento realmente asombrosos. Y esto no es todo, ya que se trata de un tipo de energía muy versátil, por lo que puede ajustarse a cualquier demanda energética. Es por este motivo que las placas solares térmicas se han convertido en opciones estratégicas para obtener agua caliente sanitaria y calefacción de forma sostenible.

 

Placas Solares Térmicas

 

 

Las Placas Solares Térmicas

Lo primero que debemos saber es que la energía solar se puede aprovechar gracias a las placas solares, pues estas placas han sido fabricadas con materiales que pueden absorber la luz y el calor del sol para obtener energía en sus diferentes formas. Ahora bien, en el caso de las placas solares térmicas, estas son capaces de aprovechar al máximo la energía que proviene del sol para darnos calor o energía térmica.

A diferencia de las placas solares fotovoltaicas, las placas solares térmicas poseen un fluido que se calienta a medida que las placas se exponen al calor del sol. En este caso la luz del sol llega hasta el captador solar, por lo que el fluido logra calentarse de forma eficiente.

Usualmente aquí entra en juego un intercambiador de calor que logra calentar el agua. Una vez que el agua se calienta, el fluido vuelve a ser calentado y el ciclo comienza de nuevo. Y claro, no podemos olvidar que todo esto es posible por los colectores solares que están recubiertos de vidrio y que son capaces de obtener el calor del sol, pues estos colectores son los que dejan pasar la radiación del sol y permiten que el fluido que se encuentra en los tubos metálicos adquiera la temperatura adecuada. Con ello podremos disfrutar de agua caliente en nuestro hogar.

Otra particularidad de los colectores, es que estos pueden ser de circuito cerrado o abierto, esto significa que podemos escoger entre dejar que el agua caliente sea almacenada para su posterior utilización (cerrado) o dejar que el agua pase de forma directa por los colectores solares (abiertos).

 

Tipos de Placas Solares Térmicas

En la actualidad podemos encontrar diferentes tipos de placas solares térmicas, entre las más utilizadas se encuentran:

Placas Solares Térmicas de captador plano

Las placas solares térmicas de captador plano se basan en la transferencia de calor, sin embargo, su apariencia es muy similar a los paneles fotovoltaicos, pues cuentan con una especie de caja que se encuentra cubierta por un vidrio. Esta caja cuenta con varios lados que son opacos, por lo que térmicamente se encuentran aislados. Lo más peculiar es que debajo de la cubierta plana se encuentran los tubos con el fluido que se utiliza para calentar el agua.

No podemos olvidar mencionar que también existen diferentes tipos de captadores planos, ya que algunos se pueden colocar en paralelo, otros se pueden instalar en serie, mientras que también hay opciones vidriados y no vidriados.

Placas Solares Térmicas de tubos de vacío

Estos paneles solares llaman la atención porque poseen una cubierta y una serie de tubos vacíos en donde podemos encontrar los colectores solares. Este tipo de placas solares suelen contar con un tipo de absorbedor que suele estar rodeado por un vidrio, esto es lo que permite que la radiación del sol caliente el fluido que se encuentra en el interior de los tubos cilíndricos.

Las placas solares térmicas de tubos de vacío suelen tener un mejor rendimiento y son más accesibles que las placas solares de captador plano, por lo que pueden ser una buena alternativa si deseamos instalar paneles solares sin pérdidas de transferencia de energía. Además, también existen varios tipos, por lo que podemos encontrar tubos de vacío de flujo directo o heat pipe.

 

Placas Solares Térmicas

 

 

¿Cuáles son las ventajas de la Energía Solar Térmica?

Es una fuente de energía limpia

Poder obtener calor de forma limpia se encuentra entre las ventajas más notables de la energía solar térmica, pues esta fuente de energía no genera residuos, no emite gases de efecto invernadero ni sustancias contaminantes. Y claro, al ser una energía amigable con el ambiente, no produce daños en los ecosistemas y tampoco interfiere con la vida silvestre.

Podemos obtener agua caliente

La energía solar térmica nos permite contar con agua caliente sanitaria, pues los sistemas de energía solar térmica han sido desarrollados para ser eficientes y convenientes. Es por ello que tantos hogares ahora utilizan las placas solares térmicas para obtener agua caliente.

Representa un gran ahorro

La calefacción, el agua caliente y la climatización de nuestro hogar suelen necesitar una gran cantidad de energía, por lo que contar con nuestra propia fuente renovable es una de las maneras más efectivas de ahorrar en nuestra factura de la luz. Además, las placas solares térmicas son cada vez más eficientes, por lo que podremos ahorrar de forma considerable a lo largo del año.

Tendremos climatización sostenible

Como mencionamos anteriormente, las placas solares térmicas son una opción maravillosa si deseamos contar con sistemas de calefacción y de refrigeración que sean amigables con el ambiente. Y esto no es todo, pues la energía solar térmica suele ser compatible con los sistemas de suelo radiante y con algunos radiadores, esto nos permitirá climatizar nuestro hogar mientras ahorramos energía.

Requieren poco mantenimiento

Otra gran ventaja de las placas solares térmicas es que requieren muy poco mantenimiento, son fáciles de instalar y también suelen ser muy accesibles.

 

Como hemos notado, la energía solar térmica es verdaderamente ventajosa, pues podemos contar con una fuente de energía que es sostenible, que no contamina y que también nos permite ahorrar de forma significativa. Y claro, las placas solares térmicas pueden llegar a ser muy eficientes, son versátiles y nos permiten contar con la cantidad necesaria de energía para satisfacer nuestra demanda de energía ¿Qué esperas para comenzar a aprovechar la energía solar?