El funcionamiento de los paneles solares es mucho más simple de lo que se cree, pero los beneficios que brindan son muy grandes y provechosos. Por este motivo te explicamos cómo funcionan los paneles solares y cuáles son los pasos a seguir para las instalaciones solares.

Como es de público conocimiento, nos encontramos frente a una emergencia climática que, si bien no tiene una solución para revertirla, es posible combatirla para que no avance y genere más daños. 

Ahora bien, ¿qué tiene que ver la contaminación ambiental con los paneles solares? Pues la energía eléctrica que se consume a diario proviene de la quema de combustibles fósiles, un recurso natural no renovable, la cual se produce en diferentes centrales que liberan dióxido de carbono a la atmósfera.

Por este motivo es que surge la creación de los paneles solares, los cuales funcionan a través de la energía solar fotovoltaica, la cual es un recurso natural renovable e inagotable, por lo que es la mejor alternativa para evitar y frenar la contaminación.

Los paneles son módulos solares, los cuales, de acuerdo al aprovechamiento de la energía solar, se dividen en fotovoltaicos o térmicos. Los primeros son aquellos que captan los rayos del sol y los transforman en corriente eléctrica para el autoconsumo. Los segundos también toman la energía solar y la convierte en calor, por lo que se utiliza para generar agua caliente, calefacción, entre otras aplicaciones. 

Pues bien, presta mucha atención porque te vamos a contar cómo funcionan estos paneles solares y qué pasos se deben seguir para la instalación fotovoltaica.

Paneles Solares

 

 

¿Cómo funcionan los Paneles Solares Fotovoltaicos?

Los paneles solares son módulos fotovoltaicos que captan los rayos del sol para la producción de energía eléctrica. Estos paneles están compuestos por diferentes celdas solares que, a su vez, contienen células fabricadas en diferentes materiales semiconductores, como es el caso del silicio.

Ahora bien, el funcionamiento principal de los paneles solares, se basa en la célula fotovoltaica, la cual es la encargada de tomar los rayos emitidos por el sol y transformarlos en energía eléctrica, a través del efecto fotoeléctrico.

Claro que es un poco más complejo que ello, pues entran en juego baterías, inversores y conexiones para poder llevar a cabo la tarea de convertir la energía solar en energía eléctrica. Por este motivo es que a continuación te contamos cómo funcionan los paneles solares fotovoltaicos.

En primer lugar, los paneles solares deben ubicarse en una inclinación y posición adecuada para poder aprovechar al máximo las altas temperaturas y los rayos del sol. Como bien te mencionamos, las placas están conformadas por células fotovoltaicas de silicio, el cual se trata de un material aislante y conductor de la electricidad.

Gracias a él son posibles las cargas positivas y negativas que generan un campo eléctrico, en el cual se produce la energía en forma de corriente continua. Para poder utilizar esa corriente en los hogares, empresas o edificios, es necesario convertirla a corriente alterna, mediante la conexión a red de un inversor.  

Luego, esta corriente alterna es enviada desde el inversor al tablero eléctrico del hogar para poder manipular los objetos que utilicen energía solar, como es el caso de los interruptores de electricidad y los electrodomésticos.

A su vez, estos paneles solares cuentan con diferentes baterías interconectadas, las cuales almacenan el exceso de electricidad para que pueda ser utilizada en diferentes momentos particulares.

Por ejemplo, la corriente generada es una corriente variable, pues depende mucho del clima del sitio, de las horas de sol y de la posición en la que se encuentre. Entonces, disponer de electricidad en las baterías es necesario para hacer uso durante las horas nocturnas, los días lluviosos o nublados, o si se consumió mayor energía de la prevista.

 

Instalación de Paneles Solares

Ahora que ya sabes cómo funcionan los paneles solares, es momento de contarte los pasos de su instalación. Si bien lo ideal es que sea hecho de la mano de un profesional, conocer el proceso del montaje de los módulos fotovoltaicos que generarán electricidad, es importante para involucrarse con este cambio.

Pero claro que antes de hacer la instalación de una placa fotovoltaica para autoconsumo, es preciso tener en cuenta ciertos factores para conocer cuál es el consumo actual del hogar, por ejemplo, o el sitio donde vayan a colocarse las placas solares.

Paneles Solares

 

Ubicar los Paneles Solares

El primer paso previo a la instalación, es encontrar una superficie en dónde hacer la instalación de los paneles solares. Lo principal es que tiene que funcionar como soporte para poder mantener los módulos en cierta posición e inclinación que les permita captar la energía del sol la mayor cantidad de horas. 

Montar los soportes y fijar los Paneles Solares

Ahora que ya tienes identificado el sitio, es preciso montar los soportes, fijarlos a la cubierta y luego colocar los paneles solares sobre ellos. Claro que la posición y la forma varía de acuerdo al tipo de panel que se coloque, pero, en su mayoría, se colocan con una inclinación cercana a los 30º. 

Una vez que se tienen los paneles solares fijos a la estructura, se interconectan entre sí en serie, para luego conectarse con el regulador de carga. Este cumple la función de evitar un descargo o sobrecargo de energía en las baterías.

Conectar los Paneles Solares al Inversor

El inversor es fundamental al momento de instalar paneles solares fotovoltaicos para autoconsumo, puesto que la corriente que genera la energía solar, es corriente continua. Una vez que se conecta a la red eléctrica del hogar, gracias al inversor que la convierte en corriente alterna, la cual es la que se utiliza en las viviendas particulares. Este es un proceso que se lleva a cabo de forma automática. 

Conectar las baterías

Las baterías son las encargadas de almacenar la energía para que puedas utilizar la electricidad en los momentos que los paneles no se encuentren en funcionamiento. Esto normalmente sucede en los horarios nocturnos, por ejemplo. Para conectar las baterías es necesario contar con el regulador, por las razones que te contamos más arriba.

Para conectar las baterías se puede hacer de manera paralela, en serie o en combinación de ambas, siempre y cuando las baterías sean iguales.

Por último es bueno saber que es necesario tener presente que una de las mejores maneras de contribuir con el cuidado del medio ambiente, es aprovechar las energías renovables que otorga la naturaleza.

Una de ellos es el sol, el cual, mediante la transformación de su energía, se presenta como la alternativa perfecta a la energía eléctrica y térmica proveniente del uso de recursos no renovables. 

De esta manera lo que se busca es dejar de lado la quema de combustibles fósiles, que lo único que hacen es colaborar con el efecto invernadero.

 

Hoy en día, en gran parte de las azoteas, ya sean de edificios o domicilios particulares, ya se pueden ver la instalación de estos paneles solares. En algunos sitios es obligatorio su uso, mientras que en otros se persigue ese fin. Y con gran razón, porque no solo colaboran para mantener un medio ambiente saludable, sino que supone una mayor vida útil y un ahorro importante en la factura de la luz.