La energía biomasa es la energía que se obtiene a través de materia orgánica de seres vivos, así como de sus desechos (excrementos) y restos. Dado su origen, esta clase de energías renovables también se conoce con el término de bioenergía

Ahora bien, la energía biomasa tiene su nacimiento en la energía solar, mediante la fotosíntesis. Mediante tal fenómeno natural, la clorofila proveniente de las plantas se transforma en bióxido de carbono (CO2); al mismo tiempo que, el agua llena de productos minerales, pero sin aporte energético, se torna en sustancias orgánicas con una gran carga energética que puede utilizarse como fuente de alimento para otros seres vivientes. 

En la fotosíntesis se almacena la energía solar como biomasa y esta puede convertirse en energía térmica, energía eléctrica e incluso es posible convertirla en carburantes vegetales. Al igual que la energía fotovoltaica y la aerotermia, la biomasa se caracteriza por su bajo contenido de carbono, así como por un alto porcentaje de oxígeno, además de compuestos volátiles. 

Una de las mayores ventajas, y razón para apostar por la energía biomasa, es que su producción no incrementa la cantidad de gases de efecto invernadero en la atmósfera; algo que no ocurre con los combustibles fósiles (como el carbón) que se mantienen adheridos al medio ambiente durante millones de años. 

Lo mejor de todo es que la energía biomasa es una gran fuente de energía que no contamina, pero que sí tiene múltiples usos y cada vez se amplía más su desarrollo. Sencillamente, tienes que probarla y comprobar por ti mismo sus beneficios

Descubre todo sobre la energía biomasa y comienza a tomar acción para ahorrar dinero mientras cuidas el medioambiente ¡tu bolsillo y la naturaleza te lo agradecerán!

Energía Biomasa

 

 

¿Cómo funciona la Energía Biomasa?

La energía biomasa funciona reutilizando toda clase de materia orgánica como fuente de energía. Tal materia orgánica es múltiple y variada, incluye desde deshechos de la agricultura hasta restos de madera; esto la convierte en un forma económica, renovable y capaz de contrarrestar algunos de los más grandes problemas ambientales en el planeta. 

La energía biomasa puede provenir de fuentes animales y vegetales; es obtenida naturalmente o por transformaciones en centrales especializadas; y se transforma en energía cuando se le suministra determinadas técnicas químicas. 

Esta gran alternativa de energías renovables tiene su fundamento en el Sol, porque todos los seres vivos (animales y vegetales) absorben algo de su energía y la almacenan. Así, surgen 3 grupos de biomasa: natural, aquella que surge en la naturaleza sin ninguna clase de intervención del hombre; residual, cuando corresponde a residuos orgánicos; y producida, cuando se produce en campos de cultivo con el objetivo de generar energía

Para convertir la biomasa en energía se utilizan principalmente materias primas con bajo índice de humedad, tales como las cáscaras y la madera. Posteriormente, estos materiales atraviesan por un proceso de combustión, quemándolos a una temperatura de hasta 1300°C, para obtener gases que producen calor y se pueden utilizar tanto de forma residencial como en empresas. 

Otros métodos de conversión son la pirólisis, cuando se descompone la biomasa sin oxígeno, aplicando calor a 500°C; y la gasificación, que se da en una combustión en la que se involucran diversos elementos como el C02, hidrógeno y metano. También se transforma la energía biomasa en un proceso de co-combustión, en el que se reducen las emisiones finales de CO2; y con métodos bioquímicos como la fermentación de hidratos de carbono o digestión anaeróbica. 

Para producir energía térmica se usan sistemas de combustión directa; del mismo modo, con la biomasa se puede producir biogás, algo extremadamente útil para la ganadería y la agricultura; y también es posible hacer biocombustibles para el transporte, como el biodiesel y el bioetanol

 

¿Qué ventajas tiene la Energía Biomasa?

Además de la energía fotovoltaica, la energía biomasa tiene la gran ventaja de ser un tipo de energía económica y rentable. Asimismo, se fomenta el reciclaje en su máxima expresión, ya que se vuelve a dar vida a los residuos inertes. 

Igualmente, junto a la aerotermia, la energía biomasa es inagotable porque existe en cantidades incontables en todo el planeta por lo que su producción es infinita

Otro beneficio de estas energías renovables es que su proceso de combustión no genera ninguna clase de sustancias tóxicas; simplemente se expulsan las mismas emisiones de C02 que fueron absorbidas por los seres vivos previamente. 

Tampoco se puede dejar de lado que la energía biomasa es amigable con los hábitats naturales, especialmente con los bosques porque utiliza gran parte de los residuos que hay en ellos, reduciendo con esto la erosión del suelo e incendios. 

La mejor parte es que la energía biomasa es energía barata, que no implica grandes costes en transporte ni en su procesamiento. Incluso puede llegar a ser hasta 4 veces más económica que la energía producida por combustibles fósiles. 

Al aplicar la biomasa en un solo servicio, como la calefacción dentro de casa, tu factura de electricidad mensual disminuirá hasta un tercio ¡imagínate todo el ahorro que tendrás de forma exponencial, con el paso del tiempo!

Sí, puedes tener calefacción en tu hogar utilizando residuos animales y vegetales como combustible, casi igual que lo hace una caldera convencional; los residuos se queman y generan una llama horizontal, cuyo calor es transmitido por un circuito. Pero esto solo es una parte, también puede usarse para tener agua caliente y su rendimiento mejora drásticamente si se instala un acumulador, o si se complementa con una estufa de biomasa

Energía Biomasa

 

 

 

¿Cómo se suministra la Energía Biomasa?

El funcionamiento de las calderas de biomasa es muy semejante al de las calderas tradicionales; su peculiaridad frente a opciones como la aerotermia se da en la clase de combustible que usa, o sea, son diseñadas para soportar biomasa. 

Durante la combustión en la caldera se genera calor que, después, se traslada a un intercambiador con un circuito de agua caliente. Y, a su vez, este intercambiador puede transmitir calor al agua sanitaria. 

Los residuos de biomasa se depositan en las calderas con un contenedor especial, donde se almacena el biocombustible. En el contenedor se lleva la materia prima al interior de la caldera y es ahí donde se crea la energía térmica

Tras la combustión quedan cenizas, las cuales se almacenan en la parte inferior de la caldera (cenicero) y que deberán limpiarse cada cierto tiempo, según su uso. 

En el mercado es posible encontrar dos tipos de calderas, cada una diseñada para una clase de biomasa específica. Están las calderas de biomasa de policombustibles, que tienen una potencia intermedia a alta, y admiten múltiples residuos; mientras que las calderas pellet, de tamaño compacto, tienen una potencia baja-intermedia, y sólo admiten el combustible que lleva su nombre. 

También hay calderas de biomasa industrial que multiplican las ventajas de las calderas domésticas, dando paso a una mayor cantidad de energías renovables limpias, que respetan el medio ambiente y cuyo combustible final es susceptible de ser almacenado por mucho tiempo. 

 

En conclusión

La biomasa es una excelente solución energética para tu hogar y también en el ámbito empresarial que reducirá de forma drástica tu factura de electricidad, así como el impacto que se provoca en la naturaleza. Si tu propósito es ahorrar y mejorar el planeta, TuttoSolar se encarga de gestionar y personalizar todo para que puedas satisfacerte de las mejores energías renovables sin preocuparte de nada ¡comienza a cuidar tu dinero ahora!