Free cookie consent management tool by TermsFeed Policy Generator

Cada vez podemos ver más una instalación solar tanto en viviendas como en naves industriales, terrenos y todo tipo de edificaciones, y es que nos encontramos en un momento en el que el precio de la energía es tan elevado que nos lleva a buscar una alternativa como es la instalación de energía solar fotovoltaica, lo que hace que cada vez más gente decida realizar esta inversión. Para todos nuestros lectores que se estén planteando las instalaciones fotovoltaicas, vamos a explicar de qué consiste una instalación solar, y determinaremos todos los elementos principales que vamos a necesitar para sacarle el máximo partido.

 

¿Qué es una Instalación Solar?

Una instalación solar es un equipo a través del cual se obtiene energía eléctrica a partir de la radiación solar.

Para ello se requiere de una serie de componentes que permiten captar, transformar y utilizar o almacenar la energía eléctrica.

Al instalar placas solares, lo que conseguimos es generar energía verde, el tipo de energía más sostenible y menos contaminante.

instalación solar

¿Qué es la Energía Verde?

El término “energía verde» se refiere a la energía que se produce de manera que no se emiten gases contaminantes o productos nocivos que puedan afectar a la salud del medio ambiente.

Es muy importante tener en cuenta que cuando hablamos de energías renovables y energías verdes no nos estamos refiriendo exactamente a lo mismo, ya que las energías renovables comprenden toda aquella energía que se obtiene de fuentes inagotables como por ejemplo el sol o el movimiento del agua en los ríos y el mar, o de fuentes que se renuevan rápidamente como ocurre con la biomasa, mientras que para ser considerada energía verde, además de ser una energía renovable deberá cumplir con la exigencia de no emitir contaminantes durante su producción.

En este sentido, la energía verde es medioambientalmente más exigente que la energía renovable.

 

Elementos que componen una Instalación Solar para producir Energía Verde

A la hora de instalar placas solares para conformar un equipo de energía solar para producir energía verde, es importante conocer cuáles son sus componentes principales:

Paneles Fotovoltaicos

Los paneles fotovoltaicos, también conocidos como paneles solares o placas solares, son el componente primario de la instalación solar para producir energía solar, ya que su cometido es el de captar la radiación solar que será transformada en energía eléctrica apta para el consumo.

El panel solar para una instalación solar está fabricado en silicio, y se presenta con diferentes dimensiones, capacidades y características en función del tipo de tecnología que haya sido implementada.

Esto hace que, dependiendo del panel que elijamos, no sólo podremos conseguir una mayor potencia, sino que también los hay que ofrecen un mayor rendimiento o capacidad para capturar energía incluso en los momentos menos propicios como cuando hay poca radiación solar debido al mal tiempo o a que el sol no incide directamente sobre los paneles.

Los paneles fotovoltaicos generalmente tienen una garantía de funcionamiento que es de unos 25 años al 80%, es decir, que llegarán a esta edad con un rendimiento muy elevado, mientras que a día de hoy incluso los hay con garantías que alcanza los 30 años al 85%, lo que hace que invertir dinero en un panel sea algo verdaderamente rentable, razón por la cual siempre se recomienda optar por paneles de buena calidad aunque sean un poco más caros, ya que al durar tantos años, al final resultan mucho más rentables porque la diferencia de coste anual es casi inapreciable, mientras que el rendimiento que habremos obtenido a lo largo de toda la vida útil será mucho mayor.

 

Inversor y cargador de una Instalación Solar

La energía eléctrica, tal y como sale del panel solar, aun siendo una energía verde, en teoría no está preparada para su uso en el hogar, ya que si bien es cierto que sigue siendo electricidad e incluso puede hacer funcionar aparatos, no dispone del voltaje ni de la frecuencia adecuados.

Aquí es donde el inversor hace su labor, que es ni más ni menos que coger la energía obtenida por el panel para convertirla en electricidad aprovechable en el hogar.

Además de convertir la energía, también tiene otras utilidades en materia de seguridad, ya que se encarga de monitorizar el funcionamiento de toda la instalación solar, detectando cualquier anomalía para interrumpir el suministro o regular según sea el caso.

Cuando utilizamos un inversor de calidad, contamos con una seguridad muy elevada en nuestra instalación solar, algo esencial.

La vida útil de los inversores puede variar, pero por norma general se establece en unos 10 años.

El cargador suele ir incluido en los inversores diseñados para funcionar con baterías fotovoltaicas, y su objetivo es el de cargar dichas baterías.

instalación solar

Baterías de almacenamiento para una Instalación Solar

Para terminar tenemos las baterías de almacenamiento como imprescindibles para guardar la energía verde que han producido nuestros paneles fotovoltaicos pero que no hemos llegado a consumir.

Las baterías no son imprescindibles en las instalaciones de energía solar, en especial si se trata de una instalación fotovoltaica conectada a la red, de donde podemos obtener energía eléctrica cuando los paneles no produzcan la suficiente.

Cabe destacar que las baterías son lo más caro de toda la instalación, y su vida útil puede oscilar desde cuatro años para las baterías más económicas de plomo abierto, hasta incluso más de 20 años en el caso de las baterías de litio.

Si se trata de una instalación solar aislada o desconectada de la red, entonces será imprescindible instalar baterías para guardar energía que podremos utilizar durante la noche o en los momentos en los que la demanda energética sea superior a la producción, con lo cual tendremos la tranquilidad de saber que en todo momento vamos a disponer de electricidad con la ventaja adicional de ser energía verde.