¿Has escuchado hablar sobre ¿Qué es la energía solar fotovoltaica? Como bien sabes, el sol es la mayor fuente de calor y de luz que tiene el planeta, por lo que se trata de un tipo de energía natural renovable, que se puede utilizar para la obtención de energía eléctrica y térmica.

De este modo, existen tres tipos de energías renovables: la térmica, la cual se utiliza para producir calor; la pasiva, aquella que utiliza diferentes componentes para controlar el calor generado por el sol, y la fotovoltaica, encargada de la producción de energía eléctrica.

Una de las características principales de este tipo de energías, es que, al no generar ningún tipo de residuo, contribuyen al desarrollo sostenible. A su vez, son inagotables y se renuevan, ya que la energía del sol está disponible siempre. 

En este sentido, hoy vamos a centrarnos en esta última fuente de energía solar y te explicaremos todo lo que debes conocer sobre qué es la energía solar fotovoltaica: qué es, cómo ahorrar con ella y cuáles son sus ventajas y desventajas que presenta. 

La energía fotovoltaica

Pues bien, la energía solar fotovoltaica, como bien te comentamos anteriormente, es aquella que transforma, de manera directa, la luz solar en energía eléctrica. Esto lo hace mediante ciertos dispositivos llamados paneles solares fotovoltaicos.

Estos paneles solares cuentan con células fotovoltaicas que convierten la energía captada del sol, en corriente eléctrica. Esto se fundamenta en el efecto fotoeléctrico, el cual es posible gracias al silicio que componen las células solares.

Por ello es que el proceso de producción de electricidad comienza cuando la luz del sol cae en alguna de las células fotovoltaicas, lo que produce un diferencial de potencial eléctrico entre ambas caras de los paneles, excitando a los electrones. Una vez que éstos liberan energía, se genera electricidad en forma de corriente continua.

Tipos de paneles solares fotovoltaicos

Para terminar de comprender qué es la energía solar fotovoltaica y cómo funciona, es preciso explicar detalladamente a sus protagonistas: los paneles solares fotovoltaicos. Dado su material de composición y su rendimiento, se pueden clasificar en tres tipos diferentes, los cuales presentan las siguientes características:

Paneles monocristalinos

Estos paneles fotovoltaicos reciben su nombre gracias a las células monocristalinas que los componen. Los mismos presentan una apariencia de color negro y se caracterizan por su rendimiento y eficacia, ya que es una de las más altas de los diferentes paneles. 

Puede alcanzar un rendimiento entre el 18% y el 20%, pero su costo suele ser un poco más elevado, debido a que su proceso de producción es más dificultoso.

Paneles policristalinos

En el caso de los paneles policristalinos, presenta una variación de diferentes tonalidades de color azul y sus esquinas no están recortadas. En cuanto al rendimiento, es un poco menor que los monocristalinos, ya que se aproxima entre el 16% y el 17%. La ventaja es que su precio es menor, ya que el proceso de producción es más económico.

Paneles de silicio

Por último se encuentran los paneles de silicio, los cuales tienen el rendimiento más bajo de los antes mencionados, ya que se estima entre el 8% y el 9%. Claro que esto también significa que el coste es mucho menor, puesto que el proceso de fabricación es inferior a los demás paneles. 

Estos paneles pueden colocarse en los tejados de diferentes edificios, casas, estadios y grandes instalaciones que lo permitan. Pero esto ya lo explicaremos en detalle en otro de nuestros artículos.

 

energía solar fotovoltaica

 

 

Energía solar fotovoltaica: ventajas y desventajas

Ahora que ya sabes de qué se trata la energía solar fotovoltaica y los tipos de paneles que puedes encontrar, es momento de hablar de las ventajas y desventajas que presenta. Claro está que son mayores las virtudes que los defectos, pero es importante conocer ambas caras.

Ventajas

Energías renovables como ya lo mencionamos anteriormente, una de las máximas ventajas que presenta lo que es la energía solar fotovoltaica, es que se trata de un recurso renovable e inagotable. A diferencia de los combustibles fósiles, la energía solar fotovoltaica, permite un desarrollo sostenible sin generar residuos ni poner en riesgo el ecosistema.

Reduce la huella ambiental. La energía solar fotovoltaica, al ser más limpia y menos contaminante, reduce considerablemente la huella de CO2 que se produce debido al consumo desmedido de energía eléctrica y gas. Al colocar los paneles fotovoltaicos en cada uno de los hogares particulares, se estará contribuyendo a disminuir la presencia de dióxido de carbono.

Las instalaciones solares generan empleo local. Si bien esta ventaja no se relaciona específicamente con el impacto de lo que es la energía solar fotovoltaica, es cierto que, al tratarse de una energía autóctona, ayuda a reducir las importaciones energéticas, lo que conlleva a crear puestos de empleo de manera local. Lo cual, hoy en día, es muy valorado y necesario.

Mantenimiento económico. Uno de los grandes beneficios que ofrece la energía solar fotovoltaica, es que el mantenimiento que tienen es bastante simple y económico. Entre algunas de las tareas básicas que hay que realizar, es comprobar que el cableado y las conexiones se encuentren en buen estado, y limpiar la superficie de los paneles para que absorban mejor los rayos solares.

Desarrollo sostenible Y es que no solo la energía solar fotovoltaica promueve el desarrollo sostenible, sino que con la fabricación de los paneles, también se obtiene una energía renovable, gracias a los materiales con los que se encuentran elaborados. Por ejemplo, los paneles de silicio utilizan uno de los materiales más abundantes del planeta, por lo que reduce la contaminación. 

Desventajas

Las instalaciones fotovoltaicas tienen un coste inicial elevado. Si bien mencionamos que el mantenimiento es sencillo y barato, instalar paneles fotovoltaicos tiene un coste inicial elevado. La buena noticia es que existen diferentes subvenciones, por parte del estado, para colocar placas solares, por lo que el gasto disminuiría.

Energía variable. Si bien es cierto que la energía solar fotovoltaica es un recurso renovable e inagotable, también cabe destacar que es la energía que produce es variable. Esto es así porque depende completamente del clima en donde vaya a colocarse, la orientación de la vivienda, cuántos días soleados tiene al año, entre otros factores.

Limitada por el espacio. Otra de las desventajas que presenta, es que, debido a los tamaños que presentan los paneles fotovoltaicos, solamente pueden ser colocados en azoteas y tejados que respondan a las medidas de los paneles. Por este motivo es que aún no pueden hacerse instalaciones solares de forma general.

¿Cómo ahorrar con la energía solar fotovoltaica?

Para cerrar con el contenido de hoy, vamos a explicarte en detalle otra de las mayores ventajas que presenta lo que es la energía solar fotovoltaica: el ahorro energético. Si bien no la mencionamos en el apartado anterior, es porque queríamos hacer debido hincapié en ella, ya que es una de las más importantes.

Como ya te comentamos a lo largo del artículo, esta energía solar fotovoltaica es muy fácil de instalar en cada una de las casas, y, si se aprovecha debidamente, puede llegar a solucionar muchos problemas energéticos. 

Pues bien, ¿Cómo funciona? El sistema fotovoltaico se conecta a la red eléctrica del hogar junto con el sistema eléctrico, por lo que es posible tener propia energía, sin necesidad de contratar un servicio tercerizado. 

Con la energía solar fotovoltaica uno puede disfrutar de la generación eléctrica, al mismo tiempo que satisface sus necesidades de iluminación, calefacción, corriente para utilizar diferentes electrodomésticos, entre otras. 

Ahora bien, en cuanto a ahorro, el uso de la energía solar fotovoltaica es perfecta para la economía del hogar, puesto que la electricidad que se consume es aquella generada por el sol. Pero la realidad es que hay que tener en cuenta ciertos factores al momento de la instalación, para hacer un buen aprovechamiento de lo que es la energía solar fotovoltaica.

 

energía solar fotovoltaica

Cantidad adecuada de paneles fotovoltaicos 

Este es uno de los factores que más influyen a la hora de producción de corriente eléctrica. Lo principal en este caso es calcular la cantidad justa de paneles que necesita tu vivienda. De esta manera se generará suficiente energía para cubrir tus gastos energéticos. 

Electrodomésticos de bajo consumo

Para hacer un buen ahorro energético, no solo basta con hacer uso de lo que es la energía solar fotovoltaica, sino que debe ser acompañado con una regulación por parte del consumo de los aparatos electrónicos que se tengan en casa. Por ello, mientras más bajo consumo tengan, mayor será el ahorro económico.

Hacer uso de la energía en las horas de sol

Si bien puede parecer una obviedad, para tener un mayor rendimiento y optimización, lo ideal es hacer uso de la corriente eléctrica en las máximas horas de exposición solar. De esta manera, tendrás energía solar fotovoltaica almacenada sin necesidad de gastarla por completo por las noches. 

A modo de conclusión, cabe destacar que, hoy en día, el ahorro en el consumo energético es muy importante, así como la implementación de recursos que contribuyan con el medio ambiente, cuidando y protegiendo al ecosistema.

El uso de lo que es la energía solar fotovoltaica es fundamental para hacer uso y aprovechamiento de los recursos renovables, ya que son fundamentales cuando se habla de calentamiento global. No olvides que en TuttoSolar puedes pedir presupuesto sin compromiso, te responderemos lo más rápido posible.