El funcionamiento de la energía solar es uno de los temas de agenda de los últimos años debido a la emergencia climática y energética por la que está atravesando el mundo. Y es que aprovechar la energía y los recursos naturales es fundamental para cuidar el medio ambiente, frenar el efecto invernadero y promover el desarrollo sostenible.

Para entender bien el funcionamiento de la energía solar, hay que explicar que la energía solar es aquella generada por una fuente natural, el sol. De este modo, mientras el sol siga existiendo, esta energía será renovable, limpia e inagotable, lo que supone una gran alternativa frente a la quema de combustibles fósiles, los cuales en algún momento se acabarán y serán necesarios millones de años para regenerarlos. 

Por este motivo es que, a lo largo del artículo de hoy, te contaremos todo lo que hay que saber sobre el funcionamiento de la energía solar, qué tipos existen, cuáles son las instalaciones de autoconsumo que se pueden diferenciar y, para finalizar, te mencionaremos algunas ventajas y desventajas de la energía solar.

Ahora bien, para poder comprender cada uno de estos ítems, es necesario entender el funcionamiento de la energía solar, en qué consiste y cómo se transforma en calor o en energía eléctrica

El primer paso del funcionamiento de la energía solar es la generación de la energía a través del sol que viaja a la superficie terrestre en forma de radiaciones solares por medio de ondas electromagnéticas. Luego, a través de diferentes dispositivos tecnológicos, como es el caso de los colectores solares y las placas solares, esa radiación se transforma en corriente eléctrica o en calor, para dar lugar a la calefacción de hogares y agua caliente sanitaria.

 

Funcionamiento de la Energía Solar

 

Tipos de Energía Solar

Como bien te adelantamos, para que se gestione bien el funcionamiento de la energía solar, esta energía solar debe llegar a la superficie terrestre en forma de corriente eléctrica o de calor, por lo cual es necesaria la instalación de placas solares que funcionan como intermediarias. En este sentido, al estar fabricadas con un material semiconductor, transformarán la radiación solar para que sea apta para su posterior consumo.

Pues bien, la energía solar puede aprovecharse de diferentes maneras, ya sea en energía solar fotovoltaica para producir electricidad o en energía solar térmica para generar calor. Por ello es que, a continuación, te explicamos brevemente el funcionamiento de la energía solar.

Energía Solar Fotovoltaica

La energía solar fotovoltaica es la encargada de captar los rayos solares y convertirlos en corriente eléctrica por medio de una tecnología especial llamada efecto fotovoltaico. Para su correcto funcionamiento, es necesaria la instalación de paneles solares fotovoltaicos.

  • Placas solares fotovoltaicas

Las placas solares fotovoltaicas son los dispositivos fundamentales para que la producción de energía eléctrica sea exitosa. De este modo, los paneles se encuentran fabricados con un material semiconductor llamado silicio. Ahora bien, estas células fotovoltaicas son las que transforman la energía solar en corriente continua, la cual debe pasar primero por un inversor que la convierte en corriente alterna y así se puede aprovechar para el autoconsumo.

Energía Solar Térmica

Cuando de energía solar térmica se trata, se habla del aprovechamiento de la energía solar para producir calor y de esta manera cocer alimentos, calefaccionar viviendas, climatizar piscinas y suministrar agua caliente sanitaria, entre otros usos comunes.

  • Colectores solares térmicos

En el caso de los colectores solares, también son dispositivos utilizados para convertir la energía solar, pero, en este caso, se trata de una transformación a calor. Los paneles térmicos están formados por tubos conectados entre sí por lo que se desliza un líquido caloportador, el cual se calienta por los rayos del sol. 

De esta manera, ese agua caliente se traslada hacia una bomba de agua y desde allí es derivada para su consumo.

 

Funcionamiento de la Energía Solar

 

Tipos de Instalaciones Solares Fotovoltaicas

Ahora que ya conoces los diferentes tipos de energía solar y su funcionamiento, es momento de hablar sobre el autoconsumo fotovoltaico, ya que genera electricidad a diferentes escalas, ya sea para el autoconsumo personal, residencial o a nivel industrial.

Para continuar con la explicación sobre el funcionamiento de la energía solar, seguidamente te explicamos cómo se diferencian los dos tipos de instalaciones fotovoltaicas: con conexión a red y aisladas.

Instalación solar de conexión a red eléctrica

Una instalación solar con conexión a red supone un autoconsumo directo, es decir, es aquella que cuenta con la red eléctrica del hogar y la red de distribución del suministro eléctrico

En este sentido lo que se busca priorizar en este tipo de instalaciones, es el consumo de la energía eléctrica generada por el sol y, por las noches o en situaciones que no sea posible la producción, contar con el suministro o con la red eléctrica del hogar, pero en menor medida.

Lo que se busca es minimizar el uso de electricidad con orígenes en los combustibles fósiles, para dar lugar a la energía limpia y, también, se persigue el ahorro energético y de dinero. 

En algunos casos es posible contar con baterías solares, las cuales acumulan la energía producida por el sol, para su posterior consumo. De este modo el ahorro será más significativo.

Instalación solar aislada

Ahora bien, en el caso de una instalación solar aislada, como su nombre lo indica, se trata de instalaciones que solamente cuentan con la corriente eléctrica producto de la energía solar. Es decir, no cuentan con conexión a red, ni eléctrica ni de distribución. De allí la importancia de contar con baterías solares en estos casos.

La desconexión total puede darse por diversos motivos, ya sea económica, porque la vivienda se encuentra ubicada en un sitio rural donde el suministro no llega, o simplemente puede deberse por voluntad propia. 

Por ello es que aquí es necesario contar con un kit solar que disponga de placas solares, regulador de carga, un inversor aislado y baterías solares para poder almacenar la energía producida durante las horas de sol, para utilizarlas cuando la cantidad de energía producida no sea suficiente, en las noches o en los días nublados, por ejemplo.

 

Ventajas y Desventajas de la Energía Solar

Para cerrar con el post de hoy, nada mejor que hacerlo con las ventajas y desventajas de la energía solar. Si bien es cierto que disponer de este recurso natural tiene mayor pros que contras, es importante conocer el verdadero funcionamiento de la energía solar, para poder comenzar la instalación de autoconsumo.

Energía limpia

Una de las principales ventajas del correcto funcionamiento de la energía solar, es que se trata de una energía limpia que no produce contaminantes a la atmósfera. A diferencia de la quema de combustibles fósiles, esta energía cuida el medio ambiente y, a través de los paneles solares, reduce la emisión de gases de efecto invernadero.

Producción de energía eléctrica y calor

Otro de los beneficios de un buen funcionamiento de la energía solar es que la energía solar genera energía eléctrica y calor de forma completamente natural. De este modo es posible aprovechar esta producción para abastecer la red eléctrica de los hogares y hacer uso de agua caliente sanitaria, ya sea para calefacción o ambientación. 

Inagotable y renovable

Al tratarse de una fuente de energía natural, como es el sol, el cual se encuentra disponible en todas partes del mundo, esta energía generada se renueva constantemente y durará lo que dure la existencia del sol. En este sentido, se diferencia de los combustibles fósiles ya que sus reservas son finitas y se agotará en algún momento.

En cuanto a las desventajas de la energía solar se destaca la siguiente:

Inversión inicial elevada

Si bien en el post se habló mucho de aprovechar la energía solar para el ahorro de dinero, es cierto que la inversión inicial es elevada, por lo que hay que considerar todos los gastos antes de comenzar la instalación. Ahora bien, existen subvenciones y ayudas por parte del Estado para poder colocar los paneles solares y, a mediano y largo plazo, si se cuenta con baterías, esa inversión se recupera fácilmente.

A modo de conclusión, como explicamos a lo largo del post, la energía solar es una fuente de energía renovable y, quizás, la más importante con la que cuenta el ser humano en estos tiempos. 

Con la energía solar podrás disfrutar de la producción de energía, luminaria pública o para el hogar, calefacción por suelo radiante, agua caliente sanitaria o climatización de piscinas, entre otros usos frecuentes., 

Aprovechar bien y hacer uso del buen funcionamiento de la energía solar es fundamental para detener la contaminación, promover el desarrollo sostenible y ahorrar dinero en la factura de la luz. Como puedes ver, los beneficios de un buen funcionamiento de la energía solar son infinitos y estarás colaborando con el medio ambiente.