Free cookie consent management tool by TermsFeed Policy Generator

La energía limpia se está convirtiendo en la solución ideal para aquellos particulares, profesionales y empresas que buscan una alternativa que resulte más rentable para el bolsillo, más sostenible y que permita tener la tranquilidad de estar reduciendo el impacto medioambiental, de manera que vamos a explicar qué es la energía limpia y las seis principales ventajas de cambiarnos a ella.

energía limpia

¿Qué es la Energía Limpia?

La energía limpia, también conocida como energía verde, es aquella que se obtiene sin producir gases contaminantes u otros desperdicios que puedan perjudicar al medioambiente.

Además de no contaminar, también se caracteriza por ser sostenible y renovable, puesto que las fuentes de las que se obtiene la energía se recuperan con gran rapidez o incluso son inagotables.

Entre los sistemas de producción de energías limpias más utilizados se encuentran:

  • Energía fotovoltaica
  • Energía térmica
  • Energía hidráulica
  • Energía geotérmica
  • Energía eólica
  • Energía maremotriz
  • Energía undimotriz
  • Biomasa mediante fermentación

Dentro de este grupo se encuentra la energía solar, la solución para el autoconsumo más demandada en la actualidad, la cual se basa en instalar placas solares conectadas a un inversor y a sistemas de acumulación según el caso, ofreciendo un elevado rendimiento gracias a los avances tecnológicos experimentados en los últimos años.

 

6 Ventajas de utilizar Energía Limpia

Vamos ahora a estudiar cuales son las seis ventajas de utilizar energía limpia ya sea mediante la instalación placas solares para la autoproducción de energía solar, o contratando a una empresa suministradora que comercialice energías verdes:

Evita la generación de gases contaminantes y residuos

Al obtener energía renovable mediante placas solares y otros sistemas de producción no contaminantes, tendremos la total seguridad de estar optando por una energía de nulo impacto medioambiental.

Hasta hace poco, la gran mayoría de consumidores optaban por las energías fósiles, un recurso limitado y que además supone elevados niveles de contaminación, lo que ha supuesto un gran impacto medioambiental a lo largo de los últimos siglos.

Sin embargo, la tecnología nos ha permitido poder disfrutar de otros sistemas de producción de energía de bajo o nulo impacto, logrando de esta forma obtener energía que no contamina durante su producción.

Estas nuevas tecnologías son las que han permitido convertir la energía limpia en una realidad, logrando satisfacer cualquier tipo de demanda y permitiendo la realización de diferentes tipos de instalación que van desde instalaciones de grandes dimensiones para elevadas producciones, hasta incluso las instalaciones en el hogar o los cada vez más populares paneles solares portátiles.

 

Entran dentro del grupo de energías renovables

También es importante tener en cuenta que las energías limpias entran dentro del grupo de lo que se conoce como energías renovables.

Las energías renovables se caracterizan por ser energía que se produce a partir de una fuente inagotable como por ejemplo el sol, el viento, el curso de un río, las olas del mar, etcétera, o por fuentes que se renuevan fácilmente como ocurre con la biomasa, a través de la cual y mediante fermentación se puede obtener gas y fertilizante de manera completamente natural y sin contaminar el medio.

 

Utilizar energía limpia fomenta la independencia energética

En la actualidad son muchos los países que han ido tomando la decisión de dejar de producir su propia energía para comprarla a terceros países, lo cual supone una peligrosa dependencia energética que puede afectar de manera muy significativa al mercado tal y como podemos observar que está ocurriendo en estos últimos años.

La energía limpia está llamada a acabar con este problema, y es que permite que cada país produzca su propia energía de forma eficiente, sin contaminar y con la posibilidad de combinar entre diferentes sistemas de producción.

 

Reduce los costes de producción de energía

El precio de la electricidad se ha disparado de manera vertiginosa en los últimos años, haciendo que incluso empiece a convertirse en un serio problema tanto para particulares como para empresas.

Esto se debe a la estructura del mercado, a las deudas contraídas y por supuesto también al encarecimiento de la producción, algo que se puede combatir mediante la energía limpia, ya que se trata de sistemas muy rentables, que se amortiza con mayor rapidez y que pueden incluso permitir generar electricidad gratis como ya ocurre en algunos países.

Fomenta la investigación y desarrollo de nuevos sistemas de producción de energías limpias

Cuantos más sean los que consumen energía renovable, mayor serán las inversiones en investigación y desarrollo para este tipo de sistemas.

Es importante que la gente empiece a cambiar la mentalidad y fomente el consumo de energías sostenibles, limpias, renovables y de bajo o nulo impacto medioambiental, ya que es el primer escalón para que empresas, investigadores y gobiernos se tomen en serio la necesidad de cambiar el esquema energético de los países.

energía limpia

Crea una imagen más sostenible y responsable

Para terminar con las ventajas de utilizar energía limpia, no podemos dejar de lado el hecho de que se trata de un cambio que ofrece una imagen muy positiva, tanto si somos particulares como muy especialmente si tenemos una empresa o negocio.

La gente es cada vez más exigente, y el mercado demuestra que existe una clara tendencia a favorecer el desarrollo de las empresas que se preocupan por el medioambiente, estableciendo políticas más sostenibles y responsables como es por ejemplo la utilización de esta energía, ya sea mediante autoproducción o contratando los servicios de una empresa proveedora de energías sostenibles, lo cual se traduce en un impacto positivo a nivel de mercadotecnia, lo que a su vez puede aumentar la cartera de clientes en poco tiempo.

En definitiva, la energía limpia está llamada a convertirse en la alternativa más demandada que sustituya a los viejos sistemas de producción, logrando de esta manera reducir el impacto medioambiental y abaratar las facturas manteniendo la calidad de vida.