Free cookie consent management tool by TermsFeed Policy Generator

Es bien conocido que la energía fotovoltaica del sol es una de las fuentes de energía y luz natural que más se aprovecha en diferentes ámbitos. Hoy en día, la energía solar la podemos transformar en energía fotovoltaica. Este tipo de energía solar fotovoltaica se considera una de las energías renovables que, además de ser ecológica, contribuye con un consumo energético muy eficiente.  

Pero, ¿cómo se convierte la energía solar en energía fotovoltaica? Para convertir la energía solar en energía fotovoltaica se requiere de ciertas condiciones, equipos y materiales. Esto se logra gracias al desarrollo de la tecnología fotovoltaica, cuyo fundamento se basa en la conversión de fotones a electrones a través de sistemas fotovoltaicos para generar energía eléctrica.

Hoy te vamos a hablar sobre la energía fotovoltaica y de qué forma se transforma la energía solar en este tipo de energía renovable tan importante para el planeta.

 

Energía Fotovoltaica

 

 

¿Cómo se transforma la Energía Solar en Energía Solar Fotovoltaica?

Antes de hablar sobre cómo se transforma la energía solar en energía fotovoltaica debemos tener claro qué es la energía fotovoltaica.

La energía solar fotovoltaica es una energía renovable, generada tras la conversión directa de la radiación y la luz proveniente del sol, en electricidad. Esto ocurre gracias al uso de paneles solares fotovoltaicos o instalaciones fotovoltaicas que hacen que la radiación solar incide directamente en las placas fotovoltaicas para generar corriente eléctrica. La energía fotovoltaica es usada para la generación eléctrica de energía y se ha empleado tanto por compañías y redes encargadas de su distribución como por autónomos y usuarios individuales.

La energía solar se transforma en energía fotovoltaica, gracias al efecto fotovoltaico, el cual es clave para la generación de energía eléctrica a partir del sol. Para que esto ocurra debemos tener en cuenta lo siguiente:

  • Fotones. ¿Qué son los fotones? Los fotones son partículas de las cuales se compone el sol. Estos, al impactar con los paneles solares, ocasionan la liberación de los electrones.
  • Los electrones. Cuando se liberan electrones se genera electricidad.

Entonces, ¿cómo funciona el sistema? Los elementos fundamentales de los sistemas fotovoltaicos son los paneles solares, los cuales están formados por módulos, y estos, por células fotovoltaicas. Las células están elaboradas a base de silicio cristalino, un material que actúa como semiconductor y que es capaz de generar corriente continua, una vez que recibe energía solar, esto ocurre gracias al efecto fotovoltaico.

Y, ¿qué hace el efecto fotovoltaico? Las células fotovoltaicas se encargan de captar los fotones provenientes de la radiación solar, para luego liberar electrones, es decir, liberar las partículas que van a circular de forma permanente por el material fotovoltaico, debido a la presencia de un campo eléctrico. Este flujo de electrones es el que va a permitir la generación de energía eléctrica, esto no es más que la electricidad que más tarde puede ser utilizada de diferentes formas.

Paneles Solares

Ahora bien, ¿qué se necesita para que la energía solar se transforme en energía fotovoltaica? Para que la energía solar se convierta en energía fotovoltaica, se necesitan paneles solares. Y, ¿qué son los paneles solares? Hasta ahora sabemos que convertir la energía solar en energía fotovoltaica no sería posible sin los paneles solares. Pero, no todos los paneles solares son iguales. De hecho, se tienen:

  • Paneles fotovoltaicos. Este tipo de paneles proporcionan energía suficiente para cubrir las necesidades energéticas domésticas. Este tipo de dispositivos se encarga de convertir (de forma directa) la energía solar en electricidad.
  • Paneles térmicos. Los paneles térmicos permiten transformar la energía que proviene del sol en energía térmica, es decir, en calor. Este tipo de paneles es muy utilizado en casas con recepción directa del sol, sobre todo, cuando hay elevadas temperaturas.
  • Paneles termodinámicos. A este tipo de paneles también se les denomina híbridos ya que son una mezcla de un panel térmico junto a un fotovoltaico, de modo que, gracias a ambas tecnologías, se consigue generar calor y electricidad de forma simultánea.  Estos paneles funcionan de noche, bajo la lluvia o cuando está nublado.

La energía solar fotovoltaica, es una energía de origen renovable e inagotable, obtenida de la radiación solar a través de plantas fotovoltaicas. Esta forma de energía, representa una extraordinaria alternativa energética al empleo de combustibles fósiles.

Otros Componentes

Aparte de los paneles solares (un elemento clave de las instalaciones solares), el resto de componentes lo constituyen un inversor, el medidor de energía y, opcionalmente, las baterías. Estos tres componentes serán los encargados de proporcionar la energía necesaria para cubrir la demanda eléctrica de nuestra vivienda o negocio.

Ahora bien, dependiendo de la cantidad de luz solar capturada se producirá la energía. Si se produce menos cantidad de energía que la requerida, debido a que el sistema fotovoltaico no suministra la energía que se demanda, es factible abastecerse de la energía proveniente de la red eléctrica. Si, por el contrario, se produce más energía de la requerida, esta puede ser vertida a la red.

Aprovechando la energía solar, podemos producir energía limpia de forma sencilla, lo que nos permite ahorrar en la factura de luz y reducir la demanda de electricidad de la red de suministro general.

 

Energía Fotovoltaica

 

Ventajas y Desventajas del Uso de la Energía Fotovoltaica

La energía solar fotovoltaica es una de las más aprovechadas a nivel mundial. Hoy en día su uso se ha extendido para todo tipo de productos. Por ejemplo, es efectiva en el área de transporte, iluminación, cargadores de aparatos electrónicos, calefacción, etc.

Además, tal como la mayoría de energías renovables, se trata de una energía limpia e inagotable que responde a las demandas energéticas de forma efectiva.

Todas estas características hacen de la energía fotovoltaica perfecta para adaptarse conforme a sus dimensiones, pudiendo ser utilizada en pequeñas o grandes superficies. Además, es una energía apta para zonas aisladas, rurales y urbanas.

En cuanto a sus desventajas, podemos decir que la instalación de paneles solares supone un importante coste de inversión inicial, sin embargo, a mediano o largo plazo, los beneficios de la adopción de esta tecnología, se verán reflejados en las facturas de tu servicio de energía eléctrica, ya que estos se reducirán significativamente.

Por otro lado, con el uso de la energía solar fotovoltaica estarás contribuyendo a minimizar los riesgos ambientales, y el valor de tu vivienda se verá incrementado sustancialmente.